Cultivo hidropónico Vs Cultivo en Tierra Vs Sustrato de Coco

Cultivo de marihuana en tierra

El cultivo en tierra es el más antiguo de todos los utilizados por el hombre. Históricamente se ha venido utilizando este medio por su facilidad, buenos resultados y simpleza. Un cultivador uede variar la tierra en su composición (alterando así las características de ésta), para adaptarla a sus preferencias en el cultivo. De esta forma existen cultivadores que gustan de tierras más esponjosas (con mayor fibra de coco en la mezcla), los hay que prefieren enriquecerla con perlita (mejorando la aireación y la absorción de agua), mientras otros prefieren aumentar los porcentajes de humus de lombriz (conocido fertilizante natural a base de excrementos de gusano para aumentar las capacidades nutricionales de ésta), o con guano de murciélago (para aumentar las reservas de fósforo que ayudarán al crecimiento radicular y a la formación de flores).

Dado el interés de la mayoría de cultivadores de marihuana en obtener flores producidas de forma totalmente orgánica, el cultivo en tierra es uno de los que más interés despierta (por ser el único que puede garantizar unos resultados 100% satisfactorios).

Cultivar plantas de marihuana en tierra

Cuando un cultivador quiere ofrecer a sus plantas el mejor sustrato posible, es recomendable tener en cuenta las características de cada una, y el estadio vegetativo en el que se encuentra. Por ello una planta que está en sus primeros estadios de crecimiento precisa de menos nutrientes que una planta de mayor tamaño con mayor demanda de fertilizantes. Referenciando este punto, es muy recomendable utilizar tierrar ligeras (aquellas mezclas que contienen menos nutrientes y són más esponjosas) para favorecer el crecimiento rápido de las plantas en sus contenedores. Una tierra demasiado abonada, o pesada, puede ralentizar el crecimiento de las plantas y llegar a suponer una sobrefertilización de éstas.

El transplante y el crecimiento

Una semilla de marihuana suele tener un periodo de entre 4-5 semanas antes de ser cambiada al fotoperiodo de floración. Durante este tiempo las plantas demostrarán un crecimiento exponencial (a mayor sea el tamaño mayor será su crecimiento), mientras llegan a su etapa de madurez (momento en el que estarán listas para empezar a florecer). Una técnica bastamente utilizada por cultivadores en todo el mundo es el transplante. El transplante consiste en utilizar macetas de distinto tamaño a lo largo del cultivo para favorecer un crecimiento radicular más completo, al mismo tiempo que abastecemos de nuevos nutrientes a nuestras plantas. Esta técnica suele ser utilizada desde los primeros estadios de las plantas en crecimiento, hasta el cambio de fotoperiodo. Por ejemplo, podemos utilizar macetas de pequeño tamaño (medio litro) para los primeros 10-15 días de la planta, posteriormente transplantarlos a una maceta de mayor tamaño ( 2 litros sería una buena opción) durante la siguiente fase de crecimiento (10-15 días más). Pasado este tiempo (y ya con un tamaño de planta considerable) podríamos colocar las plantas en su maceta definitiva de mayor capacidad (en interior las más utilizadas van desde 5 litros hasta 7 litros). De la misma forma que vamos aumentando el volumen de la maceta, es recomendbale hacer el cambio de una tierra con mayor cantidad de fertilizantes contenidos en ella (mezcla más rica en humus de lombriz)

Siguiendo estos pasos el cultivador puede ahorrarse el abonado de las plantas ya que cada nueva aportación de tierra está ofreciendo:

  • Espacio libre para que las raíces puedan crecer.
  • Nutrientes frescos listos para ser absorvidos por las plantas.

El momento en que las plantas son cambiadas de fotoperiodo a 12h/12h (para que inicien su etapa de floración) es recomendable no realizar mas transplantes ya que las plantas (en mayr medida) dejarán de desarrollar sus raíces, y por tanto no aprovecharían ese nuevo sustrato que se les ha ofrecido. Cultivadores experimentados, conocedores de las reacciones de sus plantas al cambio de maceta, llegan a utilizar los transplantes en el cambio de fotoperiodo para contener el crecimiento de éstas durante unos días (el tiempo  necesitado por las plantas para adaptarse a su nueva maceta). Con este cambio los cultivadores consiguen disponer de mayor cantidad de nutrientes para sus plantas, consiguiendo un tamaño más compacto que si hubieran cambiado la maceta unos días antes. Es justamente ese tamaño compacto lo que les ayudará a conseguir flores más grandes gracias a su tamaño más contenido.

El pH del sustrato utilizada para cultivar marihuana

La tierra para marihuana suele partir de un pH equilibrado cercano al 6,5. Este valor ofrece a las plantas total disponibilidad de absorción de los nutrientes contenidos. Recordamos que el pH del medio es fundamental para la evolución de las jóvenes plantas en éste. Un pH desequilibrado (muy ácido o muy básico) puede ralentizar el crecimiento e incluso causar la muerte de las plántulas. Un sustrato de calidad debe garantizar una mezcla balanzeada que garantice un pH estable durante los primeros días (el pH del sustrato irá variando en función del pH del agua utilizada en los consiguientes riegos). Es debido a esta fluctuación de pH del sustrato que es muy importante controlar el pH del agua que utilizaremos para el riego de las plantas. Un pH equivocado hace que las plantas deban trabajar de forma extra en la transformación de éste en el adecuado (perdiendo tiempo en ello). En este punto cabe matizar que debido a las necesidades de las plantas según la etapa en la que se encuentran puede ser recomendable utilizar un pH ligeramente más ácido durante el crecimiento (un pH cercano al 6 favorece la obsorción de Nitrógeno, elemento muy demandado en ésta etapa), e ir incrementándolo ligeramente conforme la planta avanza en su ciclo hasta la floración final (un pH entre 6,2-6,5 favorecerá la asimilación de nutrientes como el fósforo y el potasio, encargados de la formación y fortificación de las flores).

Cultivo de marihuana en fibra de coco

La fibra de coco es un sustrato inerte y muy ligero (que como hemos comentado suele utilizar en mezclas de tierra para mejorar la capacidad de absorción de agua o la ligereza del sustrato). Al tratarse de un sustrato inerte (sin vida contenida en él), una de sus principales características es que debe ser abonado con nutrientes desde el primer riego. El sustrato de coco es considerado por muchos cultivadores un punto medio entre la tierra y la hidroponía, ya que de la misma forma que ocurre en los sistemas hidropónicos, el cultivador debe seguir un cuidado especial con de sus plantas, que requieren de una mayor atención que aquellas cultivadas en un sustrato rico en nutrientes. Las técnicas utilizadas, comentadas anteriormente son plenamente válidas en el cultivo en fibra de coco.

Los valedores de este sustrato sostienen que gozan de un mayor control sobre la alimentación de sus plantas comparado con las cultivadas en tierra. Este control extra puede suponer un beneficio, en las manos adecuadas, gracias a la capacidad de ofrecer a nuestro jardín sólo aquellos nutrientes que precisan en el estadio concreto.

Nutrientes para cultivar marihuana en fibra de coco

El sustrato a base de fibra de coco es totalmente inerte, por tanto el cultivador deberá añadir nutrientes desde el primer día. Estos nutrientes pueden ser de orígen biológico o mineral, dependiendo de los gustos del cultivador y del método elegido para el riego de las plantas. Mientras los cultivadores que sigan un programa de riegos manual pueden elegir el tipo de fertilizantes y estimuladores a utilizar, aquellos que utilizan sistemas de goteo suelen utilizar fertilizantes minerales para el riego. El uso de este tipo de fertilizantes suele ser justificado por varias razones:

  • Los fertilizantes minerales pueden ser preparados y acumulados en un depósito que alimentará las plantas durante días (los de origen biológico presentan dificultades de disolución ya que pasadas unas horas suelen dividirse como lo hacen agua y aceite, además de favorecer la aparición de plagas derivadas de la composición de éstos).
  • Los fertilizantes biológicos suelen presentar mayor dificultad al cultivador, que deberá revisar diariamente los goteros de riego en busca de posibles acumulación de residuos que pudieran taponar la salida causando la muerte por deshidratación de algunas de las plantas.

Otro factor clave que suele afectar al cultivo en fibra de coco son los micronutrientes (nutrientes consumidos en menor medida que los macronutrientes pero de igual importancia). Al tratarse el coco de un sustrato inerte, no existe vida en él, y por tanto hay una carencia total de éstos elementos en el sustrato. El cultivador debe asegurarse que los fertilizantes que utiliza contengan micronutrientes suficientes, así como macronutrientes, para asegurar la evolución de sus plantas. En este punto recordamos que los fertilizantes específicos para cultivar en fibra de coco suelen ser de los denominados dos partes o A+B, en la que una de sus partes suele contener macronutrientes y la otra micronutrientes, que se combinarán en el agua (nunca entre ellos directamente) para conseguir una mezcla rica en cada uno de los elementos necesarios.

El lavado de raíces en el cultivo con fibra de coco

El lavado de raíces es un punto esencial en el cultivo de marihuana para conseguir unas flores de calidad, sin restos de fertilizante en ellas que puedan enpeorar factores como el sabor, el olor o el efecto. Este campo es especialmente importante cuando los fertilizantes utilizados son de orígen químico (como ya hemos comentado los más utilizados por cultivadores en este tipo de sustrato). Los fertilizantes de origen mineral, además de mayor velocidad de absorción por parte de las plantas, tienen también una mayor duración en éstas. Por tanto es sumamente recomendable establecer periodos de lavado de igual o mayor duración (recomendamos un mínimo de 15 días para asegurar un lavado eficiente. Aún y así, existen productos que pueden ayudar a liberarnos de los nutrientes, utilizados durante el cultivo, que pueden acelerar la descomposición de éstos. Este tipo de productos es bastamente utilizado por cultivadores en coco, así como cultivadores en sistemas hidropónicos, siempre amantes de ganar tiempo al tiempo. A su vez, al ser la fibra de coco un sustrato que suele recibir riegos más amenudo que la tierra (dónde los riegos son menos frecuentes debido a su composición), la tarea de lavado es básicamente cuestión de días y de riegos.

Cultivo de marihuana en sistemas hidropónicos

La hidroponía es un sistema en el que las plantas crecen, sin necesidad de sustrato, gracias a una circulación de agua constante. Este sistema, evolucionado a partir de suelos volcánicos dónde las plantas crecían de forma natural en suelos con circulación de agua constante, es sumamente rápido, especialmente durante la fase de crecimiento, ya que las raíces no tienen resistencia que frene su avance. De igual forma que ocurre con la fibra de coco (que es inerte), los sistemas hidropónicos carecen de sustrato vivo. Es por ello que debe exitir un aporte nutricional equilibrado en cada estadio de la planta. Al no existir un medio que amortigue, en el cultivo hidropónico es muy importante controlar de forma regular las cantidades de minerales disueltos en el agua (conocido por E.C., o electroconductividad del agua, y expresado en PPM (o partes por millón) o en mS/cm (micro Siemens por centímetro).

La hidroponía en sistemas de cultivo de marihuana

La hidroponía es un recurso muy utilizado por cultivadores en todo el mundo. Su beneficio principal suele ser la rapidez de crecimiento, mayor sostenibilidad (no desperdician agua ya que está en constante recirculación) y (en manos expertas) mayor producción final. Estas características hacen de la hidroponía un sistema muy utilizado no sólo por el gremio de la horticultura cannábica, también en el cultivo de otras plantas en interior bajo luz artificial.

Son sistemas complejos en los que se bombea solución nutriente a las palntas, desde un tanque de agua, para luego reconducir toda el agua rechazada (la no bebida) al depósito de nuevo. Esta circulación constante permite al cultivador ofrecer aumentos, y reducciones, de las cantidades de minerales prácticamente al instante (garantizando un control absoluto sobre la fertilización de las plantas). Este control debe ser exhaustivo ya que de lo contrario las plantas padecerán de la pasividad en los cuidados por parte del cultivador llegando a producir cosechas ruinosas para éste.

La calidad del agua el pH y la EC

Si en otros sustratos es importante la calidad del agua, en sistemas hidropónicos éste parámetro toma una relevancia extrema. Las plantas crecerán en este medio y asimilarán todos los nutrientes directamente de él, así que es muy importante que el agua sea de la mayor calidad posible. Para ello considramos indispensable que el agua de partida (a la que luego le añadiremos nutrientes) sea agua osmotizada (agua proveniente de un filtro de osmosis. Los filtros de osmosis son la única forma de conseguir agua con un nivel de nutrientes suficientemente bajo (casi nulo, parecido al agua destilada). Este agua garantiza que, una vez preparada la mezcla, ésta sólo contendrá los nutrientes que el cultivador añada (facilitando la tarea al cultivador tanto en casos de excesos como de carencias).

A un agua de osmosis de partida es recomendable subirle 0,2 de E.C con Calcio, y 0,2 de E.C. de Magnesio, para luego añadirle las dosis de nutrientes que precisen las plantas según su estadio:

  • E.C. recomendada en plantas en primera semana de crecimiento: E.C.= 0,5-0,6
  • E.C. recomendada en plantas en segunda semana de crecimiento: E.C.= 0,6-0,8
  • E.C. recomendada en plantas en tercera semana de crecimiento: E.C.= 0,8-1,0

Ventajas e inconvenientes del cultivo en tierra, fibra de coco y en cultivos hidropónicos

Ventajas del cultivo de marihuana en Tierra

El cultivo de marihuana en tierra tiene entre sus ventajas principales:

  • Mayor facilidad del cultivo
  • Perdona posibles errores del cultivador
  • Ofrece nutrientes contenidos en el sustrato
  • Cultivo 100% biológico (utilizando fertilizantes BIO)
  • Es la forma más económica para empezar en el cultivo en interior

Inconvenientes del cultivo de marihuana en Tierra

El cultivo de marihuana en tierra presenta entre sus inconvenientes principales:

  • Mayor desperdicio de agua (conjuntamente con el de nutrientes)
  • Habitaciones de cultivo más sucias (debido al movimiento de sustrato)
  • Menor control sobre la alimentación exacta de las plantas

Ventajas del cultivo de marihuana en fibra de coco

El cultivo de marihuana en sustrato de coco tiene las siguientes ventajas principales:

  • Mayor control sobre la alimentación de las plantas
  • Mayor capacidad de absorción de agua
  • Crecimiento más rápido (sustrato más ligero)

Inconvenientes principales del cultivo de marihuana en fibra de coco

Cultivar marihuana en sustrato de coco tiene los siguientes inconvenientes principales:

  • Sustrato inerte (mayor dificultad para cultivadores inexpertos)
  • Recomendable utilizar fertilizantes y estimuladores químicos (los biológicos dan problemas)
  • Requiere mayor atención del cultivador hacia sus plantas (y más conocimientos).

Ventajas principales del cultivo de marihuana en hidroponía

La marihuana cultivada en sistemas hidropónicos tiene las siguientes ventajas:

  • Crecimiento más rápido
  • Floración más abundante
  • Consumo de agua más eficiente
  • Mayor capacidad de autonomía del sistema
  • Sistema más limpio
  • Reutilización del sustrato (arlita o arcila expandida)

Principales inconvenientes del cultivo de marihuana en hidroponía

Los sistemas hidropónicos presentan los siguientes inconvenientes principales:

  • Obligatoriedad de un control de los parámetros del agua (E.C. y pH de forma diaria)
  • Mayor tecnificación del cultivo (bombas de aire y agua con sus consiguientes temporizadores)
  • Sistema de alimentación totalmente químico
  • La temepratura del agua debe ser de 21ºC (superiores e inferiores causan profundas mermas en el cultivo)
  • Facidilidad de las plagas en conquistar el sustrato y aruinar el cultivo
  • Necesidad de las plantas de sustentación (los troncos no soportan el peso debido a la falta de sustrato)

Conclusiones acerca del tipo de sustrato a utilizar para el cultivo de marihuana en interior

Como conocedores de los distintos sustratos para el cultivo de marihuana, habiendo realizado cultivos en todos ellos, nuestra experiencia nos dice que cada cultivador tiene su sustrato. Aquellos cultivadores más perezosos, o que prefieren no ser esclavos de sus cultivo deberían decantarse por el cultivo de marihuana en tierra. Aquellos que gusten de los beneficios de la hidroponía pero no tienen los conocimientos, o el presupuesto, para adentrarse en una tecnificación de su cultivo deberían probar el cultivo de marihuana en sustrato de coco. Por último, aquellos cultivadores que disponen de todo el tiempo del mundo, del presupuesto necesario y de las ganas de ver cambios rápidos en sus plantas, deberían probar los sistemas hidropónicos.

Si hablamos de calidad pura y dura, nuestro consejo siempre será el cultivo de marihuana en tierra, ya que este sustrato aporta a las plantas un sabor, olor y calidad inigualable por otros sustrataos.

Si buscamos una relación entre facilidad de cultivo y rendimientos por cosecha, recomendamos el cultivo de marihuana en fibra de coco.

Si lo importante en nuestro cultivo es el volumen, y peso, de nuestras cosechas, vale la pena el esfuerzo extra y cultivar utilizando sistemas hidropónicos.

Buenos humos a tod@s!!!! :  )”’

P.D: Aquí puedes leer otros artículos sobre cultivo de marihuana

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s