Eliminar plagas de la marihuana

Las plantas son seres vivos, que están en contacto con el ambiente, y por tanto son susceptibles al ataque de plagas de insectos, hongos, ácaros…
En este artículo voy a tratar el tema de cómo prevenir la aparición de plagas, y cómo eliminar plagas que estén afectando a nuestras plantas.
Por lo general las plagas suelen ser algo que está en el ambiente, con lo que, si nuestras plantas no están tratadas con ningún preventivo, es fácil que suframos el ataque por parte de ellas.
Hablando sobre plagas existen tres grandes grupos de posibles ataques:
Plaga de ácaros: Animales diminutos que suelen atacar las plantas dejando rastro en las hojas de picadas, y huevos en su zona inferior.
Plaga de insectos: Los insectos pueden ser de tamaño y forma variados, pero también suelen dejar rastro en las hojas de sus mordidas. Y en algunos casos poner sus huevos en el sustrato o en la zona inferior de las hojas.
Ataque de hongos: Los hongos son uno de los ataques más difíciles de tratar ya que se expanden rápidamente cuando las circunstancias son favorables para su desarrollo. Pueden afectar a la pare aérea de las plantas, o también a su zona radicular.

Cómo prevenir plagas?

En la mayoría de los casos, la aparición de una plaga es por falta de prevención. Es por ello que desde aquí recomiendo el uso regular de preventivos contra plagas una vez a la semana (o cada 10-15 días). Si lo hacemos así, nos ahorraremos muchos problemas, además de mantener las plantas en todo su esplendor.

En el mercado existen muchos productos fitosanitarios para prevenir y eliminar plagas, algunos de ellos ecológicos y otros químicos. El uso de uno u otro tipo depende de la planta que queramos tratar (si es una planta para el consumo o no). Por norma general se recomienda el uso de preventivos de origen ecológico (productos que provienen de la extracción del principio activo de algunas plantas, que ayuda a luchar contra las plagas). Normalmente son productos no tan agresivos con las plantas como los químicos, pero que requerirán una aplicación más periódica que estos otros.
Los productos fitosanitarios suelen venderse en en forma de producto concentrado que habrá que diluir en agua para su aplicación. Existen dos recomendaciones principales para aplicar un producto fitosanitario:

  • Siempre emplear las dosis recomendadas por el fabricante para la planta a tratar.
  • Utilizar agua de osmosis, o de mineralización débil, para preparar la mezcla que pulverizaremos a las plantas. El agua del grifo de algunas zonas puede ser válida, pero siempre es preferible utilizar agua embotellada, ya que algunos de los minerales que contiene el agua podrían ser contraproducentes para la pulverización de algunos de estos fitosanitarios.

Para aplicar cualquier fitosanitario es recomendable disponer de un pulverizador: Existen los pulverizadores simples, pulverizadores de presión previa, y los más recomendables pulverizadores eléctricos que funcionan con batería. Las diferencias entre ellos radican en la mayor facilidad de aplicación del producto.

Cuando aplicar fitosanitarios?

En la mayoría de los casos, los productos fitosanitarios son fotosensibles, así que siempre será recomendable aplicar el tratamiento a primera hora del día, o a última hora, cuando la fuerza del sol es menor (si son plantas cultivadas en interior lo ideal será realizar el tratamiento justo antes que se apaguen las luces). Una vez preparada la mezcla, e introducida en nuestro pulverizador, es importante rociar a consciencia las plantas por el envés de las hojas (su zona inferior) ya que allí es dónde suelen habitar, y anidar, la mayoría de las plagas. Una vez nos aseguramos de haber rociado bien toda la planta por el envés de las hojas (zona por la que mayor absorción de producto ocurre), podemos aplicar una pulverización fina por su zona superior. Es importante empapar bien las hojas por su envés, ya que así nos aseguramos que no nos dejamos ninguna zona sin tratar.
Si hemos realizado correctamente la aplicación, y no habíamos detectado ninguna plaga previamente, sólo deberemos esperar 10-15 días hasta la siguiente aplicación. En caso que hubiéramos detectado la existencia de una plaga, sería recomendable repetir la aplicación cada 4-6 días hasta la desaparición de dicha plaga. Referente a este punto, es recomendable no reutilizar una mezcla que contenga fitosanitarios si han pasado más de 2 días desde la preparación de la mezcla. Es mejor desechar la mezcla preparada, y volver a realizar una nueva, así nos aseguramos que el producto estará en perfectas condiciones, y seguirá siendo eficaz. De la misma forma, si disponemos de un producto ecológico con el envase abierto, que tiene más de tres meses, es mejor hacerse con uno nuevo. Si el producto es de orígen químico podemos utilizarlo sin problemas (ya que sus principios activos se mantienen intactos durante mucho más tiempo).

Combatir plaga de araña roja (ácaros)

La araña roja es un tipo de ácaro muy común, especialmente durante las épocas más calurosas, y con la humedad más baja. Se manifiesta en forma de puntitos blancos, o amarillos, en las hojas, y cuando está muy desarrollada puede llegar a realizar telarañas que cubren por completo plantas y frutos. Lo mejor en este y en otros casos es combatirla en cuanto detectamos cualquier marca en las hojas, ya que cada adulto es capaz de poner hasta 200 huevos al día, lo que hace muy rápida su proliferación en el cultivo. Una buena forma de frenar su rápida multiplicación, siempre que se pueda, es enfriar la sala de cultivo para que eclosionen menos huevos.

Como hemos comentado antes, existen productos contra ácaros de origen ecológico y químico. Los fitosanitarios ecológicos más comunes son el jabón potásico y extractos de canela, que ayudan a reducir y eliminar muy bien la plaga, y pueden ser utilizados durante todo el ciclo de las plantas (crecimiento y floración) con un plazo de seguridad máximo de entre 3 y 5 días.

Para plantas hornamentales, y plantas en estado vegetativo, también existe la opción de un acaricida químico tipo Milbeknock de Masso. Al ser de origen químico es sistémico (penetra en la planta), así que todo ácaro que venga a la planta y muerda morirá. Los acaricidas no suelen ser ovicidas (no matan los huevos), así que habrá que repetir la aplicación 2-3 veces hasta eliminación total de la plaga.

Combatir plaga de insectos

Los insectos más comunes suelen ser los trips, mosca blanca, minadores y orugas. Cada uno de ellos suele dejar marcas en las hojas de un tipo: En la práctica el sistema para eliminarlos es el mismo, pulverización periódica de un insecticida (ecológico o químico) hasta eliminación de la plaga. En el caso de las orugas el más común es el bacillus thuringiensis (remedio ecológico). En este caso es muy importate el uso de agua sin cloro para la mezcla, ya que el cloro mataría la bacteria y sería inútil su pulverización. Si se trata de trips, mosca blanca o minadores, al tratarse de plagas poco agresivas, lo más probable es que en 2-3 aplicaciones de insecticida nos libremos de ella.

Eliminar plagas de hongos

Existen dos tipos de hongos que suelen afectar a las plantas: Hongos del sustrato y hongos en la zona aerea. Los hongos del sustrato suelen aparecer por un exceso de riego durante un periodo continuado de tiempo, mientras que los que afectan a la zona superior de la planta puede ser: Por falta de ventilación del ambiente (tipo botritis o moho gris), o por humedades altas (tipo oidio o mildiu). La mejor forma de luchar contra los hongos de las raíces es con silicatos tipo Mineral Magic (debe ser espolvoreado por la superficie de la maceta y se irá deshaciendo con el paso de los riegos). En el caso de la botritis, suele ser provocado por la falta de ventilación, usualmente debida a la formación de frutos muy grandes y densos que no dejan el paso del aire en su interior. Al tratarse de un mal que suele ocurrirle a frutos consumibles, la única forma de combatirlo es aplicando fungicidas ecológicos tipo Botryprot hasta 7 días antes de la cosecha. Si detectamos algún punto en el que se esté desarrollando este moho, es recomendable retirar la parte afectada, y la que la rodea para prevenir del contagio.

En el caso del oidio (moho blanco), es un polvo blanco que suele detectarse en las hojas en forma de manchas. Es una de las plagas más difíciles de combatir, ya que se propaga con facilidad y resurge rápidamente. Factores que pueden prevenir la aparición es tener controlada la humedad relativa, pero una vez aparece, es importante actuar rápido con algún fungicida antioidio. Si las plantas son hornamentales, o se frutales en estado vegetativo recomendamos el uso de un fungicida sistémico tipo Antioidio de Masso, mientras que si las plantas son para el consumo humano y están desarrollando frutos requerirá ser tratado con un fungicida ecológico tipo Oidioprot o Canna Cure.

El procedimiento para luchar contra los hongos es similar en cuanto a la pulverización de la planta, remarcando que es recomendable retirar las hojas dónde el hongo persista una vez realizada la pulverización. Es imortante quitar esas hojas una vez la planta está mojada, ya que si las retiramos en seco, el hongo puede expandirse rápidamente, mientras que si lo hacemos tras la pulverización estaremos apelmazando el oidio y no volará con facilidad.

Fuente: Grow Shop SantYerbasi

Espero que este artículo os sea de ayuda para combatir plagas en vuestras plantas.

Saludos verdes a tod@s!

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s